Teatro Adultos Febrero

Cuídate - CuídameProgramación Enero-Febrero

 

FEBRERO 2022
 

 

SÁBADO

 

 5

 

-20:30H

 

"ANTÍGONA"

   
         

Conversar en torno a la democracia, problematizarla, es desde hace algunos siglos un tema de vigencia garantizada. Sin embargo, en tanto que el teatro tiene la obligatoriedad de hablarle al espectador frente a sí, no basta con asumir que un tema se insertará en el momento sociopolítico solo porque en otras latitudes así lo hizo.

Hace algunos años que monté esta obra en México, la temperatura social estaba determinada en buena medida por un hecho oscuro de la historia reciente mexicana: la desaparición forzada de 43 estudiantes (que se sumó a la de cientos de miles de personas más) por parte -presumiblemente- del gobierno mexicano de entonces. Las salidas en masa que muchas familias hicieron con el fin de encontrar el cuerpo de sus seres queridos para encontrarlos con vida o darles la sepultura que merecían hacían que el proyecto Antígona tomara una relevancia particular desde el ángulo político y un sutil peligro desde el artístico, al correr el riesgo de ser catalogada como una apuesta oportunista frente al dolor de la sociedad.

La dirección de este nuevo montaje va íntimamente ligada con la voluntad de hacer los ajustes necesarios al texto (desde conjugaciones y modismos hasta acentos discursivos) en pro de una comunicación poderosa con quienes asistan a la sala. La democracia representativa, la transición que las fuerzas políticas de oposición tienen que atravesar una vez que consiguen el objetivo de ocupar el poder, la desinformación como estrategia para incidir en procesos democráticos, la popularidad como disfraz para discursos de odio, son algunos de los temas que con Antígona pueden abordarse en aras de dialogar elocuentemente con la sociedad española que potencialmente asistirá a la representación.

CIUDADANA DE TEBAS:

Buenas noches. El melodrama es el veneno de este pueblo. Sin darnos cuenta se ha insertado poco a poco, con astucia, fingiendo discreción, en cada una de nuestras casas. Empezó por contemplar nuestra convivencia, después nos sedujo con sus enredos, sus villanos, su fabricada pero hipnotizante belleza... Un día ya era parte de nuestra comida, de la mirada de nuestros hijos y finalmente -trágicamente- se adueñó de nuestro pensamiento.

La situación es alarmante. Por favor, otorguen a mis palabras lo necesario para que la urgencia de contrarrestar este efecto se siembre en su cerebro de la manera más enérgica. El mal melodrama que durante años el sistema de entretenimiento habitual así como los medios masivos de información han inyectado en nuestras venas está atentando contra nuestros ojos, nos está dejando ciegos. Nuestra retina milagrosamente percibe algunos colores, pero el cerebro ya no; nuestro pensamiento se ha disminuido a dos: blanco y negro. Héroes o villanos. Capacitados o inútiles. Validados o desconocidos. Cien o cero. Sí o no.

La percepción se ha vuelto esclava de la sobre estimulación; tenemos tanta urgencia por ordenar la realidad que el resultado son una serie de etiquetas simples -melodramáticas - para entender el mundo. Como si eso hiciera sentido.

Los adjetivos están desapareciendo. Tenemos que recuperar la complejidad, la amplitud de pensamiento. Esa es la peste que nos azota ahora (…)

Querido Polinices, ¿Cuántos mensajeros más tendremos que matar para mantener el secreto de nuestra comunicación? ¿Cuántos soldados mueren al día por nuestra culpa? ¿Por qué no reintentamos el acuerdo de paz? El trono me da igual.

Mañana atacaremos el cuadrante donde estás. Muévete apenas recibas esto. Recuerda dejar gente atrás. Si no, mis soldados sospecharán.

Pienso en los ojos de papá. Eteocles.

 

Querido Eteocles, Tu carta me salvó. Cuando convoqué a esta guerra pensaba en papá. Sentía que su ceguera me determinaba. Que mi destino tenía que ser tan trágico como “El Gran Edipo” Qué imbécil. Ahora los Argivos me ven como su padre y yo no entiendo qué hago aquí. ¿Así se sentiría él cuando decidió meterse un tenedor en la cara?

No podemos sugerir un acuerdo de paz. Nos matarían nuestros cabildos y nos suplirían con cualquier carnicero. Necesitamos otra cosa. No sé qué.

Un niño te ofrecerá agua. Mátalo al instante.

Hoy pensé en nuestras hermanas. Polinices.

 

CREONTE:

Antígona, la de saliva de pólvora, parece que no has escuchado nada de lo que he dicho. Pero confío en que el coro esté menos ofuscado. Sólo un pequeño argumento en contra de la complejidad esa que tanto defienden: abogar por la complejidad es ir contra la ley. Es desestimar el concepto de “legalidad”. Si escucháramos la historia que cada asesino tiene que contar, los perdonamos a todos. Eso de que todas las personas tienen motivaciones complejas y siempre debemos ser empáticos como quieren que sea con Polinices es un lugar utópico del pensamiento. Por otro lado, está la convivencia y esa también es bastante simple. Se las voy a explicar: la convivencia es un club al que sólo pueden entrar unos cuantos, los que piensan de un modo; si alguien opina diferente, empieza a generar problemas... Sí, hay que separarlo; del club y si es necesario de la vida. La limpieza es necesaria. Eso es gobernar. Pero bueno, eso suena poco democrático, como suele ocurrir con la verdad. ¿Podemos seguir adelante?

Todavía no satisfacemos mi mayor curiosidad, ¿por qué Antígona hizo lo que hizo?

 

Reparto: Irene Arcos, Fernando Cayo, Clara Sanchis, Antonio Sansano, Isabel Moreno, Domingo Cruz.

Compañía: EL DESVÁN PRODUCCIONES

Duración: 100 minutos.

 

Comprar entradas

 

 

 

 

 
                 
 

 

 VIERNES

 

 11

 

-20:30H

 

 

 "EL VIAJE A NINGUNA PARTE"

     
         

 UN VIAJE, A NINGUNA PARTE… PERO APASIONANTE

¨¡Hay que recordar!, ¡Hay que recordar!¨, dice Carlos Galván, hijo y nieto de Galvanes, en su tragicómico delirio final.

 

El viaje a ninguna parte nos habla de una forma de ejercer la profesión de cómico, en una compañía ambulante. En realidad nos habla del oficio. Pequeño micromundo de vida y resistencia. Tradición de siglos que constantemente renace con diferentes itinerarios. Es un homenaje a la profesión. Un oficio vocacional
donde los haya, “¡qué oficios, qué oficios!”, que perdura y se reinventa de siglo en siglo. Muere y renace. A pesar del cine, del cine sonoro, de la radio, de la televisión, de Internet…

Está hecha la novela en que se basa la obra por un cómico, hijo de cómicos, criado entre cómicos, y sabe de qué habla, cómo habla, por qué habla. Tiene memoria. Tiene vida. El viaje a ninguna parte se ha convertido en una metáfora permanente de este arte del Teatro que renace en cada función, se eche donde se eche, es única e irrepetible. No será igual en Tres Cantos, que en el Cabezales que en Hinojera, por poner un ejemplo.
Ni se duerme igual en ninguno de esos sitios, hay camas y camas…

Estas cosas solo se entienden si se viven, por eso lo mejor es que se vengan con nosotros, invitamos al espectador a este viaje. Un viaje en el que, aunque nosotros sigamos, ustedes se pueden apear cuando les plazca. Es solo teatro, aunque… tiene veneno, el teatro tiene veneno. ¡Vamos, que sale el autobús!

REPARTO:
PATXO TELLERIA, MIKEL LOSADA, RAMÓN BAREA, ITZIAR LAZKANO, IRENE BAU, AIORA SEDANO, DIEGO PÉREZ, ADRIÁN GARCÍA DE LOS OJOS.

Compañía: PRODUCCION TEATRO ARRIAGA

Duración: 90 min. aprox.  

 

RED DE TEATROS DE CASTILLA Y LEÓN

 

Comprar entradas

 

 

 
                 
                 
 

 

VIERNES 

 

 18

 

 -20:30H

 

 

"PERDIDOS"

     
         

Dos hombres, Juan y Luís, empleados de una empresa de recambios y reparaciones de calderas, se encuentran cada mediodía para comer. Una noche organizan una cena con sus respectivas compañeras.

A partir de entonces, la relación entre ambos cambiará. Una propuesta de lo más inocente (o no) de Juan provocará un incendio cuyas imprevisibles consecuencias harán peligrar la apacible vida de hombres de familia de la que disfrutan.

 

NOTAS DE DIRECCIÓN

Toda buena comedia tiene un componente de drama para los personajes.

Cuanto mayor son las dificultades por las que atraviesan, más divertido es observar desde fuera.

Así, conforme iba leyendo esta excelente comedia de Ramón Madaula, crecía en mí la voluntad de ponerla en escena.

Una gran cantidad de situaciones, pensamientos o conversaciones oídas se acumulaban en mi cabeza al ritmo que la bravuconería se instalaba en la mente desatada de estos dos hombres normales, completamente y rotundamente normales. Reía. Reía mucho y sufría con ellos a la vez, viendo cómo cada elemento de su argumentación les iba desnudando hasta quedar, por lo que a la dignidad se refiere, en paños menores.

La sencillez de Perdidos, contrasta con la gran carga de profundidad que exhibe el texto, sin pretender, por ello, nada más que hacer lo que toda buena comedia debe hacer, divertir y hacer reflexionar.

Ignasi Vidal

 

INTERPRETES: Agustín Jiménez & Carlos Chamarro.

Compañía: FRAN AVILA PRODUCCIONES 

 

 Esta obra de Teatro queda Suspendida por motivos ajenos a este Ayuntamiento.

La devolución de las entradas se realizará en la Casa Municipal de Cultura en horario de taquilla.